GESTIÓN DE UN AULA DE EDUCACIÓN INFANTIL

Taller dirigido a profesionales de escuelas infantiles que aumentará su capacitación en la atención de los niños de 0 a 3 años

Gestionar eficazmente un aula requiere ciertas competencias por parte de la persona que lo lleva a cabo. Saber observar, analizar y anticiparse a las acciones garantiza el éxito de una buena gestión del aula.

La diversidad de comportamientos que pueden plantearse necesita un amplio abanico de posibilidades de actuación. Un esfuerzo previo por sistematizar el proceso ayudará a reducir la aparición de posibles imprevistos que dificulten el desarrollo fluido de las rutinas cotidianas.

Existen diferentes estilos para ocuparse de la organización de una clase, pero especialmente en educación infantil, ese liderazgo debería estar basado en el conocimiento y la gestión de las emociones.

  1. Identificar en el profesorado de educación infantil, los diferentes estilos de afrontamiento ante distintas situaciones.
  2. Dar a conocer al profesorado pautas orientadas a establecer rutinas en el aula favorables a los objetivos que se plantean.
  3. Entrenar estrategias que faciliten una gestión eficaz del tiempo y los recursos en un aula de educación infantil.
  4. Elaborar e implantar un método de evaluación personalizado para cada profesional y su alumnado de educación infantil.

1. Estilos de afrontamiento
2. Estrategias de gestión
3. Recursos en el aula:
– Materiales
– Del tiempo
– Humanos (comunidad educativa)

4. Método de evaluación de la gestión del aula.

OTROS CURSOS RELACIONADOS

SOLICITA INFORMACIÓN

Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, al tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en la Política de Privacidad, y acepta la recepción de comunicaciones comerciales y de cortesía relacionadas con nuestra entidad a través del teléfono, correo postal ordinario, fax, correo electrónico o medios de comunicación electrónica equivalentes.
Usted declara, a través de la marcación de la presente casilla, bajo su propia responsabilidad, tener cumplidos los catorce años de edad, respondiendo de manera exclusiva y personal de la veracidad de dicha declaración y asumiendo, por ende, las posibles responsabilidades legales al respecto.